Chequeo deportivo cardiovascular

bg_img_2.png

Pruebas de cardiología

El chequeo cardiovascular deportivo sirve para valorar la respuesta del corazón al esfuerzo físico, y así prevenir una de las patologías cardiacas más frecuentes en el deportista: la muerte súbita.

Lo primero que hace el paciente es tener una entrevista con el cardiólogo. Este le pregunta sobre su estilo de vida, sus hábitos alimenticios y, sobre todo, la actividad física que realiza.

A partir de esa información y del historial clínico del paciente se llevan a cabo la realización de unas pruebas básicas en cardiología: el electrocardiograma y el ecocardiograma.

Prueba de esfuerzo para deportistas

Por último, se realiza la prueba más conocida del chequeo deportivo que es la ergometría o prueba de esfuerzo. Esta consiste en caminar en un tapiz rodante y observar cómo reacciona el corazón a la realización de esfuerzos físicos de más o menos intensidad.

Tras la realización de todas las pruebas el cardiólogo realiza un informe del estado de salud del paciente.

El chequeo cardiovascular deportivo es aconsejable antes de la realización de ejercicio físico intenso en personas que no lo han practicado previamente, así como en personas que practican deportes de alta intensidad como el Crossfit, el Triatlón o carreras como maratones o ultramaratones. Es muy importante prevenir antes de prepararse deportivamente para competir en este tipo de deportes.

bg_img_2.png